www.noticiasdealmeria.com

#COVID19 día 77
La normalidad en Almería

sábado 30 de mayo de 2020, 18:58h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

No sé qué será la vuelta a la normalidad en otros lugares, y tampoco lo que será en otras profesiones, la mayoría tan alteradas por los efectos sanitarios y económicos de la pandemia, pero en Almería ya estamos comenzando a vislumbrarlo, y en lo periodístico, también.

La normalidad en Almería es que eternicemos las discusiones hasta el absurdo, y siempre tenemos tema, como con el traslado del monumento a los Mártires de la Libertad y los árboles de la Plaza de la Constitución. Como ya he dicho por activa, por pasiva y por perifrástica que defiendo que se queden donde están, no perderé el tiempo en hacerlo ahora que se ha aprobado en el pleno municipal el último trámite para ejecutar esta decisión que solo defiende el Partido Popular, pero si ésta me parece desacertada, que la oposición siga con la matraca para evitarlo, pero parece que solo contribuye a su autodesgaste.

Pero esa es la normalidad en Almería, en la que ya hablamos de la Feria, y nos volvemos a enzarzar en la discusión absurda, porque como este año lo de los abanicos lo tenemos solventado, así que no hay debate –o igual sí, porque ya veremos el diseño-, como tampoco cabe este año la manida frase de que “no tiene personalidad propia”, pues la cuestión en estos momentos es si se celebrará o no, y de qué manera.

Si el alcalde, dice que lo ve difícil… malo porque hay muchas familias que viven de ella, si dice que se busca cómo hacerla con seguridad… malo porque aún no sabe como hacerla, y si dice que vamos a esperar como la harán aquellas ciudades que la celebran antes… malo porque se demora demasiado.

La normalidad es esta, la de que la oposición avise que es una locura que el alcalde anuncie la apertura de playas para el 25 de mayo, pero cuando se acerca la fecha y desde el Gobierno central se autoriza tras el paso de fase, pues se le critica porque va tarde en las medidas para realizarlo.

En Almería lo normal es que un partido político, el PSOE, se oponga en la Diputación a un plan que contempla 58 inversiones en municipios de toda la provincia, porque una de ellas –cierto que las más cara- es en Roquetas de Mar, cuyo alcalde es presidente del Partido Popular. Y esto no es una valoración, es tal cual lo dijo el portavoz socialista, sin ruborizarse lo más mínimo y sin que la diputada y concejal del PSOE por ese municipio abriera la boca.

Nuestra normalidad son también las mociones de censura de raro pelaje como en Huércal Overa, porque parece extraño que en solo un año de mandato se dinamite la relación no ya entre el PSOE y Ciudadanos, sino dentro del grupo municipal, de tal modo que uno de los ediles de ahora su voto al PP tras afirmar taxativamente que nunca haría tal cosa.

Y si a este concejal lo expedientan, de Vox se vuelve ir un concejal, ahora de la capital, con unas críticas bastante curiosas porque parece sorprendente que no conozca cómo funciona el partido del que él mismo forma parte desde sus inicios. Antes fue en Roquetas, en Vícar, una parlamentaria andaluza… por eso, esto también es nuestra normalidad.

Solo nos falta una cosa… y es que ya no tenemos debate con el hospital Materno-Infantil, porque el impulso que le dio la Junta de Andalucía lo ha puesto en uso, y tampoco hay nada que hablar sobre las aulas prefabricadas, que al fin al cabo no se sabe qué ocurrirá el próximo curso, asi que sí, de lo que no estamos hablando nada es de las obras del AVE.

Pues sí, parece que estamos recobrando la normalidad en Almería.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".