www.noticiasdealmeria.com

Crónica de un éxito anunciado

lunes 11 de noviembre de 2019, 00:24h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar





1.691 visitas. Empiezo con una cifra este artículo porque creo que es un claro reflejo del éxito que la Biblioteca Central Municipal 'José María Artero' ha cosechado en apenas quince días, jornadas en las que la media de visitas a la nueva dotación cultural ronda las 1.500. Aunque, como apuntaba al inicio, el primer día de su apertura, que coincidía además con el Día Mundial de las Bibliotecas, fueron 1.691 las visitas registradas, una cifra extraordinaria.



Desde el 24 de octubre y en menos de dos semanas, el nuevo espacio, concebido como una instalación moderna, que rompe con los estereotipos de una biblioteca tradicional, se ha convertido en referencia para niños, jóvenes, adultos y también mayores. Algo que no ha resultado difícil dado que el edificio, en el que se han invertido casi dos millones de euros, es modelo de accesibilidad, apuesta por la inclusión y referente tecnológico.



A través de diferentes salas, la Biblioteca Central atrae a público de todas las edades y condición. Y es que al tradicional préstamo de libros (689 en trece días) se añade el de portátiles y documentos videográficos, además de música a través de soportes de todo tipo. La Biblioteca 'José María Artero' ha sumado en apenas unos días multitud de recursos culturales y sociales a las dos salas de estudio que abrían sus puertas en el mes de enero y como responsable público de la misma, pero, sobre todo, como almeriense me enorgullece contar en mi ciudad con un equipamiento cultural de este nivel y, especialmente, me entusiasma la acogida que ha tenido porque eso significa que hemos sabido conectar con aquello que los almerienses nos demandaban.



Hoy, este espacio de 2.000 metros cuadrados responde a las expectativas de los vecinos, que cuentan con variedad de servicios culturales y salas en las que poder disfrutar no sólo de lectura, sino también de talleres 'maker', zona para videojuegos, rincón del cómic, salas para el visionado audiovisual, el autoaprendizaje, la autoedición, lectura de prensa o acceso a 16.000 volúmenes, muchos de ellos digitales. Un punto de encuentro con la cultura que nace ahora, pero que, lejos de mantenerse inmóvil, presenta todas las condiciones para seguir creciendo con la ciudad.