www.noticiasdealmeria.com

El Gobierno no quiere bajar el precio de la luz

miércoles 13 de enero de 2021, 12:23h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

Podría calentarles la cabeza analizando quién tiene la culpa de que la electricidad nos cueste lo que nos cuesta, o podría ir a lo fácil, y recordar lo que decían ante una situación similar bajo el Gobierno de Mariano Rajoy, el hoy vicepresidente Pablo Iglesias cuando era portavoz del grupo Unidas Podemos en la oposición, y de su compañero en el llamado “pacto de los botellines”, Alberto Garzón, hoy ministro de Consumo… pero no, eso seguro que ya han tenido oportunidad de escucharlo y de indignarse.

Prefiero atenerme al presente, un presente en el que ese Gobierno formado por quienes tan alarmados estaban por la subida del precio de la electricidad, no han hecho absolutamente nada por evitar que volviera a producirse.

No solo eso, ni el ministro de Consumo, ni el vicepresidente del área social del Gobierno, han dicho absolutamente nada sobre este asunto, más allá de sugerir que la solución es la nacionalización del sector, como si eso pudiese evitar que la producción y distribución de la electricidad tuviese un coste que, al final, pagaríamos entre todos vía impuestos.

Una de las soluciones más sencillas para abaratar la electricidad es la eliminación o reducción del impuesto específico que lleva, al que se suma el IVA máximo, pero que además se ve incrementado porque se aplica sobre el base imponible y el impuesto energético, lo que convierte el 21% en un 27%.

Dice la ministra “portacoz” María Jesús Montero, que Europa está en contra de reducir ese IVA, lo que nos suena de cuando dijo que Europa no permitía bajar el de las mascarillas, porque la verdad es que ese impuesto es en España el más alto de Europa, por lo que evidentemente hay mucho margen para reducirlo si se quiere, claro.

Pero también pagamos más por no tener activas las centrales nucleares, por ejemplo, que es una decisión política e irracional, porque además de ser una energía segura, aunque es verdad que no tan limpia como otras, la compramos a nuestros vecinos y les guardamos la basura aquí, en Andalucía, al tiempo que creemos que un accidente nuclear en el sur de Francia no crearía un desastre en España igual que si la central estuviese aquí.

Y las energías renovables, nuestro sol, nuestro viento y nuestras mareas, siguen infraexplotadas.

De nuevo volvemos a la receta izquierdista, la de apretar a impuestos a la generalidad de los ciudadanos, para la luego establecer subvenciones a quienes estén en situación crítica, que cada vez son más, más los necesitados de ayudas, ayudas que ese gobierno otorga, y así se crea un sistema clientelar… un sistema que conocemos muy bien.

Y volvemos al fraude que son Podemos y sus dirigentes, porque realmente no hay nadie en la historia de la política española que haya demostrado mayor velocidad en fundirse con la casta que criticaban… y no sería de extrañar que alguno o alguna acabase más pronto que tarde en el consejo de administración de una eléctrica.

Y una pregunta conspiranóica: ¿Por qué se empeñan en que la electricidad monopolice nuestro consumo energético, como si para generar esas electricidad no hiciese falta petróleo o gas?

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".