www.noticiasdealmeria.com
Francisco Espinosa: “Los sucesos del 2.000 y el caso Poniente han inmunizado a El Ejido”

Francisco Espinosa: “Los sucesos del 2.000 y el caso Poniente han inmunizado a El Ejido”

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

El autor de “Compendio de la Historia de El Ejido” confirma los orígenes milenarios de los primeros asentamientos en esta zona

Más conocido por su faceta política, a la que ha dedicado casi toda su vida en las filas del PSOE, Francisco Espinosa acomete en “Compendio de la Historia de El Ejido”, el ambicioso reto de aunar en una sola publicación todo lo que se conoce sobre este territorio que a día de hoy es de los más pujantes de toda España gracias a su agricultura intensiva bajo plástico.

Espinosa recuerda con afecto a su maestro Antonio Mira Maldonado, conocedor de muchos de los hallazgos arqueológicos que se han ido poniendo en valor a lo largo del tiempo, como es Cia Vieja, y a partir de ahí, él ha querido hacer un “relato” del devenir histórico de este territorio.

Espinosa establece en base a distinta documentación que ha contrastado en diversas fuentes, que la romana ciudad de Murgi estaba donde hoy lo hace El Ejido, y es que a pesar de que el escudo municipal luce ese nombre, lo cierto es que su ubicación ha sido discutida hasta recientemente por historiadores, que la colocaban en el Levante, o incluso en Polopos. El trazado de una carretera y las investigaciones posteriores, confirmaron ya sin dudas, que el ostentoso enclave a cuyos ciudadanos les fueron regaladas una termas por el emperador, estaba aquí.

El concepto semántico de “ejido” (el campo, o zona agrícola apartada del núcleo poblacional) es antiguo, pero como ya aparece en nomenclátor en el último tercio del siglo XIX, lo que de nuevo supone otro hito, y es el de la línea conductora de presencia humana en este territorio, por eso Espinosa hace énfasis en que “me importa mucho ese término”.

Si nos venimos a épocas más recientes, Espinosa, que tiene otro libro sobre el agua subterránea en el Campo de Dalías, afirma que tras este descubrimiento que permitió el impulso de la agricultura de invernadero, y con su fuerza la mano de obra familiar acabó necesitando la de inmigrantes, El Ejido pasó a otro nivel. Por aquellas fechas no solo llegaron extranjeros, también personas de la Alpujarra o de otras provincias, lo que propició su crecimiento rápido.

Pero es indiscutible que el buen nombre de este municipio ha tenido dos momentos críticos en este siglo –o para ser rigurosos, en el último año del pasado, y a lo largo de éste- y nos referimos a los llamados “sucesos de El Ejido” y la Operación Poniente.

El primero fue algo tan dramático –a raíz de un crimen cometido por un inmigrante, que fue la gota que colmó el vaso de una sucesión de hechos delictivos, se desató la barbarie contra este colectivo- que nadie quiere recordar ni que sea recordado, y el otro caso constituye una de las mayores tramas de corrupción político-empresarial que se conocen, cuyo juicio se había iniciado pero ha quedado suspendido por el coronavirus.

Espinosa es optimista, al considerar que estos dos hechos han “inmunizado” a los ejidenses para que no vuelvan a repetirse.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios