www.noticiasdealmeria.com

García Duarte: "En Al Andalus ya tomaban tapas"

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

Autor de "Memoria viva de Al Andalus", en el que relata usos de la vida cotidiana de aquella época que siguen vivos en nuestros días en Andalucía

Francisco de Borja García Duarte es un estudioso de la Edad Media en general, y de Al Andalus en particular, pero lejos de centrarse en las batallas que tantos libros llenan, en "Memoria viva de Al Andalus. El Al Andalus que nos habita" editado por Almuzara, de lo que habla es de la vida cotidiana de nuestros antepasados, y de cómo, sus usos y costumbres han llegado hasta nuestros días.

En esta entrevista, el autor, que presentará próximamente el libro en Almería, concluye que dificilmente se puede sostener a estas alturas que la expulsión de los moriscos y la repoblación a partir del año 1.600 se sostiene tal y como nos la han venido contado. Más allá de documentos que ya demuestran que la inmensa mayoría siguieron en la península Ibérica, porque a veces la expulsión consistía en eso, en trasladarolos de Almería a Sevilla, o de Granada a Castlla, también queda demostrado que fueron tantas las salvedades para eludir esta limpieza étnica, que unos se quedaron, simulando ser gitanos, por ejemplo, o cambiandose de nombre, o de pueblo, o regresaron a la penínsulan haciéndose pasar por berberiscos... más allá de eso, este libro detalla costumbres andaluzas que tienen su origen en Al Andalus, y que solo se explica su existencia porque han sido transmitidas de padres a hijos hasta nuestros días... aunque hayamos perdido en algunos casos su sentido.

Vayamos a los ejemplos, que básicamente encontramos vivos en los pueblos, y a los que Almería no ha sido ajena. Podemos comenzar apuntando que la obra destina unas páginas a los Juegos Moriscos de Purchena, que ya por aquel entonces fueron "internancionales" al ser los contendientes andalusíes y turcos. Pero hay más, y es que García Duarte explica en su libro que las tapas ya existían en Al Andalus, siendo pequeñas porciones de comida que se ponían de acompañamiento con la bebida, principalmente vino, antes del almuerzo; admite el autor que quizá existían antes de esta época, pero que lo evidente es que eran una costumbre entonces

¿Y de quién eres? Véase que aquí no se pregunta quién eres, si no de quién, pues eso tiene que ver con el modo en que nuestros antepasados andalusíes se llaman. Como tiene su explicación el por qué en Andalucía hay una especial devoción por la Virgen María, o por qué las corridas de toros, o el consumo de carne de cerdo y o la elaboración de la morcilla, o por qué gritamos "alabin, alaban, alabín bombá" para animar a un equipo, o afirmamos que "no hay tutía" cuando algo no tiene remedio, o llamamos nana a una canción infantil... como hay mucho más en el libro, develaremos algunas de estas claves al futuro lector.

La nana se llama así porque en el árabe andalusí "nam nam" es "duerme, duerme", y "alla' aibín áyya ba'ád all'ib bón bád" significa "jugadores, venga, el juego va bien", y "tutiya" era un remedio andalusí para las enfermedades...

Pero hay más, fiestas, gastronomía, habla, sentido de la vida y de la muerte, religiosidad popular... pero cómo no, los nombres de los lugares, la toponimia, que sin permanencia morisca se habría perdido.

Valora esta noticia
3
(2 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios