www.noticiasdealmeria.com

Llegó el Comandante y mandó a parar

jueves 05 de julio de 2018, 19:49h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

2 113 días… Y hasta aquí la “vergüenza y el olvido”. El PSOE de Almería ha dado por concluida la reivindicación del parón en las obras del AVE. El secretario provincial del PSOE, Sánchez Teruel, da por extinguida la cuenta de los días que #ElPPNosFrena, quedando en 2 113 las jornadas sin obras de AVE en Almería. El motivo del Stop o reset del count up no es otro que la llegada al poder de Pedro Sánchez.
Ya no existe premura. Pedro ya no nos frena, y los días sin obras del AVE se entiende como el adagio popular: hambre que espera hartura no es hambre ninguna.
No es la primera vez que se evidencia la hipocresía que destila el sectarismo cuando se demuestran las miserias del servilismo hacia los señoritos/as de Sevilla o Madrid. Los súbditos de la izquierda siempre han demostrado mayor “disciplina” que los versos sueltos de la derecha. Recuerden la aguerrida Celia Villalobos amenazando al mismísimo Aznar si el AVE no llegaba a Málaga; como, efectivamente, llegó.
Por otro lado, se han podido ver indeclinables gestos de dignidad y algunos sollozos ante el “impensable e inadmisible” apoyo del independentismo o de los socios de ETA para facilitar el acceso al poder del PSOE. Volvamos a recordar un reciente episodio en el Parlamento de Extremadura con José Antonio Monago (PP):“Mire, señor Vara, usted dijo que `se iría del PSOE si Sánchez pactaba con independentistas´… ¡Ahí tiene la puerta!”. Sin comentarios.
El ejercicio de “dignidad” en la defensa de los intereses generales es tan efímero como hipócrita cuando estos súbditos de provincias acuden en genuflexo auxilio del vencedor. Evidentemente, las obras del AVE no se están realizando -es una constatación objetiva-, pero no se están realizando porque están en periodo de licitación o culminación de los trámites preceptivos para emprender los trabajos que, se supone, comenzarán en breve. Esto no lo contaba el “contador” del AVE socialista porque lo que interesaba era criticar el paso de los días sin evidente actividad obrera en las vías; pero jamás se mencionó la inminencia de las obras y los trámites superados para iniciarlas, argumento que se reserva para este nuevo periodo de cese de reivindicaciones y paz social.
Hablando de paz social, “mano de santo” fue aquella reunión de representantes de la Junta de Andalucía con los más “revoltosos” vecinos y activas asociaciones de Pescadería. Horas antes de la reunión, vecinos y asociaciones cortaban la carretera y mantenían huelga de hambre para exigir el inmediato comienzo de las obras en la Casa del Mar. Se inician las obras, y se detienen el pasado mes de noviembre para volver a hacer de nuevo el proyecto, redimensionar el presupuesto y empezar desde cero lo que se presumía una rehabilitación de rápida ejecución: más retraso, más dinero, mayor espera… pero nadie protesta, nadie se altera, nadie exige, nadie se manifiesta. Me pregunto qué capacidad taumatúrgica tiene la Junta de Andalucía o el PSOE para obrar estos silentes prodigios en asociaciones, plataformas y foros que, de la noche a la mañana, pasan de la feroz reivindicación al pastueño silencio.
¡Ah! Qué años aquellos en los que el PSOE ya mostraba maneras en la histórica reunión secreta en un restaurante de carretera en Antequera: alcaldía para Nono Amate si el Gial apoyaba a cambio de desbloqueo de El Corte Inglés en La Salle, desbloqueo del PGOU -ha quedado demostrado que se puede vivir sin PGOU-, y algunas otras facilidades y prebendas por cuyo favor les quedaremos eternamente agradecidos. En fin.
El chantaje y la sobreactuación han adquirido valores superlativos con la llegada al poder de Sánchez. Nadie se asombra ya de las actuales y futuras facturas que se irán proponiendo y saldando en aras del mantenimiento en el poder, así como la laminación de exigencias al gobierno anterior, que ahora se añaden a beneficio de inventario electoralista.
Lo que era humillante, discriminatorio y lacerante se torna en “nuevas oportunidades” para una sociedad más justa, igualitaria y sonriente con el colorido escenario que nos depara el nuevo Gobierno de España.
Ha quedado demostrado que el ejercicio de reivindicación (Mesa de las Infraestructuras, Mesa del Tren, del Pingurucho y otros foros y plataformas) con inspiración y dirección sectaria es la constatación del artificio para remover conciencias no avisadas y fomento y premiación de los activos promotores que aguardan el turno de nombramientos y otras sinecuras. Ya saben, llegó el Comandante y mandó a parar.