www.noticiasdealmeria.com

Lo que se acentúa es el bochorno

miércoles 24 de febrero de 2021, 12:40h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Compartir en Meneame

Escucha la noticia

No deja de tener un tono de justicia poética que sea Sicilia el apellido del designado por Sánchez para venir a Andalucía a descabalgar de la mula torda del socialismo regional a doña Susana Díaz, y que todo apunte a que la disputa final entre familias se vaya a resolver a base de escopetazos y dulces envenenados. Y aunque desde el PSOE almeriense ya ha habido quien se ha prestado a besar públicamente el anillo de Felipe Sicilia, hay otros que hace unas semanas se despertaron con una cabeza de caballo junto a su almohada con una tarjeta de Susana en las crines. Mientras tanto la gran mayoría de socialistas almerienses, fieles a su bizarra tradición, permanecerán sublimados entre lo sólido y lo gaseoso para salir en auxilio del vencedor, como siempre han hecho.
Pero fijémonos en los que han tenido un despertar hipodrómico y se han puesto al galope tuitero ensalzando y defendiendo el valor y el legado de la dinastía susaní, sin medir el alcance o el significado de su forzada campaña. Y como suele pasar con los acelerones repentinos, han acabado derrapando en la curva del ridículo, como señalé hace unos días al destacar que los ex cargos susanistas de Almería habían llegado a publicar un anuncio vanagloriándose ¡de haber iniciado! las obras del ambulatorio de la Casa del Mar que estuvieron nueve años sin ser capaces de terminar. Pero si alguien creía que ese era el tope del disparate, acabamos de conocer otra aportación que, efectivamente, retrata muy bien lo que ha supuesto el susanismo para Andalucía: un centralismo sevillano tan ineficaz como asfixiante incomprensiblemente jaleado y aplaudido por los socialistas de todas las provincias orilladas por el San Telmo socialista.
La última estampa para el álbum de la estupefacción ha sido ver a los socialistas almerienses sumándose a las críticas de Susana Díaz por el acento del locutor del video institucional de la Junta de Andalucía por el 28-F, porque hablaba en un español neutro sin deje regional. Y aquí es donde entra, a mi juicio, ese inconsciente centralista de los cuarenta años de la Junta del PSOE de Sevilla: no tiene acento sevillano, por lo tanto no tiene acento andaluz. Estamos de nuevo ante la probada incapacidad de los socialistas para situar los límites entre lo común y lo propio, cosa que ya ven que no sólo les ha servido para el dinero público, sino que ahora también les vale para el habla.
Pero seguimos sin que los socialistas almerienses sean capaces de explicar cuál debe ser el acento andaluz al margen del cliché, del tópico y la caseta canalsurera que margina y desprecia la dimensión y la potencialidad de una Andalucía múltiple, diferente y llena de matices. Tan andaluz es el acento de una trianera de Sevilla como el de un vecino del Lance de la Virgen en Adra.
Como almeriense, el acento sevillano, gaditano, cordobés o vallisoletano me resultan igualmente ajenos, aunque sea capaz de entenderlos sin el más mínimo problema. Del mismo modo, tampoco tengo problemas para entender que cuando la jefa te manda un recado pidiendo ayuda haya que salir a defenderla, por mucho bochorno que provoque semejante espectáculo. Hay que vivir y pagar hipotecas. No obstante, la apoteosis vendrá cuando dentro de un tiempo veamos a los mismos que ahora se dejan los dedos en el teclado apoyando a Susana aplaudiendo a Pedro Sánchez por el oportuno acierto de dar un necesario giro al liderazgo del socialismo andaluz. Al tiempo.

Jose Fernández

Periodista.Asesor de Prensa
en el Ayuntamiento de Almería.

Valora esta noticia
0
(0 votos)