www.noticiasdealmeria.com

#COVID19 día 13
Deslealtad de Unidas Podemos

viernes 27 de marzo de 2020, 15:03h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia





Roza el patetismo escuchar a Irene Montero decir que “Hicimos lo que los expertos y las autoridades sanitarias nos dijeron”, porque ella, que es ministra de Igualdad, debería haber asumido ya que, ella, es autoridad, y que la autoridad sanitaria es un señor alto, delgado, con gafas y con cara de despistado, llamado Salvador Ílla, y que es ministro de Sanidad, con el que al menos una vez a la semana se sienta a la misma mesa en La Moncloa.

A ver si nos aclaramos. Si Montero argumenta que acudió y animó a acudir, a la manifestación del 8M porque “la autoridad sanitaria” dio el visto bueno, está señalando con el dedo a su compañero de gabinete, aunque no de partido, pero eso no es nuevo. Su pareja, el vicepresidente Pablo Iglesias, ya animó a los agricultores a “apretar” en unas movilizaciones que ponían contra las cuerdas al ministro Luis Planas, y resulta que tanto éste como Ílla son del PSOE.

La ministra, en sus primeras declaraciones tras la cuarentena por haber dado positivo en coronavirus COVID19, ha sido incapaz de admitir ninguna responsabilidad sobre el hecho de haber impulsado una concentración humana en la que la evidencia deja positivos por esta enfermedad en Begoña Gómez, mujer de Pedro Sánchez, y la madre de éste; y las ministras Carmen Calvo y Carolina Darias, en primera línea de pancarta.

Pero si inaudito resulta que culpe políticamente a Ílla, que es la autoridad sanitaria, aún lo es menos que se escude en los “expertos” porque precisamente el dos de marzo el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, emitía un informe recomendando “evitar concentraciones masivas”. Por tanto miente, porque los “expertos” no pudieron decir que no pasaba nada mientras firmaban justo lo contrario, y cuando uno de esos expertos que asesoran en ese Centro Europeo es Fernando Simón, el portavoz técnico del Gobierno en el transcurso de esta crisis, el mismo que el 31 de enero aseguró que “España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado” aunque en su descargo hay que decir que no fue hasta casi un mes después cuando aquí se registraban tres casos de origen exterior, si bien en Italia ya había empezado a cerrar colegios

No es creíble que Simón, toreando esta crisis como puede, suscribiera un informe y el ministro no lo supiera, y si lo sabía el ministro, con la vista en el 8M, también lo sabría el resto del Gobierno.

Es más, si atendemos a la opinión pública de Simón en el sentido de que él dejaría a un hijo suyo acudir a la manifestación del 8M, como contestó a los periodistas antes de aquella fecha, y fue este el “experto”, y la “autoridad sanitaria” fue el ministro Ílla, sinceramente, tras lo sucedido, solo caben tres opciones: o dimite el ministro, o cesan al experto, o ambas cosas.

En todo caso, la deslealtad de Unidas Podemos con el PSOE se evidencia en cada situación crítica, y están siendo demasiadas desde que Pedro Sánchez fue investido, y esa deslealtad es solo comparable a su falta de preparación para ejercer el Gobierno, tanto en lo personal, como en lo intelectual, la gestión, la responsabilidad, los conocimientos… y cuando una manzana está podrida, todas pueden acabar en igualdad.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".