www.noticiasdealmeria.com

Brecha salarial, el desencuentro de 2021

jueves 25 de febrero de 2021, 12:48h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Compartir en Meneame

Escucha la noticia




Hay ciertos días al año en el que nos acordamos de distintas efemérides. De hecho, todos los días del año tienen la suya. Hay veces que incluso dos en la misma fecha. Y el 22 de febrero también tiene la suya, por supuesto: el Día de la Igualdad Salarial, o lo que llamamos la brecha salarial.

Año tras año la recordamos. Hacemos memoria, miramos hacia atrás, miramos hacia adelante y pensamos que podríamos estar mejor, pero que el año pasado fue incluso peor. Y nos felicitamos. Vamos avanzando. Mirando al futuro, el año que viene, en el que seguramente los datos de brecha salarial hayan mejorado, habremos acortado un poco más la distancia de la desigualdad. Año tras año. Todos. Excepto éste. Este 2021 miramos hacia atrás y vemos que, no sólo los datos que tenemos en el ordenador son peores, si no que tenemos que seguir mirando atrás varios años para encontrar una diferencia tan profunda. Y le damos al botón del ratón intentando encontrar esa fecha. Y llegamos al 2013. El año 2013. Ocho años atrás. No nos lo podemos creer. Y volvemos a mirar. Pero es así.

Los números pueden ser muchas cosas, pero mentirosos no es una de ellas. No damos crédito. ¿De verdad? ¿Tanto hemos retrocedido? ¿Hasta dónde vamos a llegar? O, mejor dicho, hasta dónde no hemos llegado.

Y nos damos cuenta que el encuentro con el que pensamos empezar a recopilar datos para los informes, no está. Es un desencuentro. Es un desencuentro brutal. Terrible. Inasumible. Porque no se puede asumir. ¿Dónde está la lucha, el esfuerzo, la esperanza, las políticas progresistas? ¿Dónde está el trabajo de 8 años? Se lo ha llevado el huracán Covid-19. Se ha volatilizado, destruido. Ha desaparecido.

Lo habíamos oído durante casi un año. ERTEs, ERES, comedores sociales que se llenan, comedores escolares que no pueden cerrar…. Pero visto sobre el papel, es distinto, es frío, es cruel, es real.

Tengo un informe sobre la mesa. Un informe sobre Brecha Salarial de Género, fechado en febrero de 2021. Firmado por la Secretaria nacional de Igualdad y Responsabilidad Social de CSIF. Un informe completo, con datos contrastados. Y no doy crédito. Apunta el informe que hay una diferencia del 22% entre el salario medio anual de los hombres y mujeres. Sigue diciendo que ésta brecha salarial se ha mantenido prácticamente invariable, en torno al 22% desde 2013. Y que se estima que el retroceso de la mujer en el mercado laboral producido en el último año por la Covid-19 ha elevado al menos un punto la brecha salarial, situándose en el 23%, por tanto, a niveles de 2013.

Se constata que la situación de especial vulnerabilidad que sufren las mujeres, también en esta circunstancia excepcional de pandemia, agrava aún más la situación de desigualdad, puesto que se dispara la contratación temporal, las jornadas parciales, la reducción “obligatoria” de la jornada por el cuidado de hijos….Y vuelvo a encontrar el desencuentro. Desencuentro de fuerzas, de lucha, de tesón, de esperanza, de progreso. Desencuentro en los datos. Desencuentro un 22 de febrero. De 2021.

Y miro el calendario de mi agenda, y veo que el 22 de febrero de 2022 cae en martes. Y me imagino, igual que ahora, mirando un informe de brecha salarial. Y pienso, ¿qué estaré viendo? Un desencuentro más amable, menos duro, menos cruel. ¿O será un encuentro? ¿Un encuentro con la nueva normalidad sin mascarillas? ¿Un encuentro sin ERTES, sin EREs, sin apenas brecha porque volvemos a acortar distancias? Y miro los periódicos del día 23 de febrero de 2021. Y leo que se recuerda que hace 40 años se intentó dar un golpe de estado en España, y aquí estamos, en democracia consolidada. Y leo que se baja la franja de edad de los vacunados y que empiezan a inmunizarse a cada vez más colectivos. Y miro hacia adelante. Y sonrío sin poder evitarlo.

Aima Serrano

Vicepresidenta CSIF Almería

Valora esta noticia
0
(0 votos)