www.noticiasdealmeria.com

Caso mascarillas: Una respuesta rápida

Por Rafael M. Martos
x
directornoticiasdealmeriacom/8/8/26
viernes 18 de junio de 2021, 15:43h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

El presidente de la Diputación de Almería, Javier A. García, ha reaccionado de un modo rápido y transparente en el llamado caso mascarillas que convulsionado la política local esta semana.

Es cierto que la corrupción es un mal que no entiende de ideologías ni de partidos políticos, tampoco de instituciones, por eso lo importante es ver el modo en que se reacciona ante la sospecha de su existencia. No es lo mismo poner de senador a un imputado, que destituir de modo fulminante a alguien a quien se está investigando indiciariamente.

El martes, miembros de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se presentan en la Diputación en el marco de la denominada Operación Lúa, y todo es bastante confuso, puesto que ésta parte del juzgado de Instrucción 8 de Barcelona, focalizada hacia una empresa y su administrador único, a quienes implica en una trama de tráfico de estupefacientes. A eso solo se añade que es la misma mercantil con la que la Diputación cerró un contrato para comprar mascarillas durante el confinamiento.

A ese desconcierto inicial se suma otro, y es que sin haber intervenido en aquella adjudicación, a quien apuntan los agentes es a Óscar Liria, el vicepresidente que lleva el área de Fomento, que no estaba relacionado en ese expediente, y más tarde, resulta que la UCO reclama documentos sobre las contrataciones de obras hechas desde este departamento… ni mascarillas, ni drogas… eso sí, acaba detenido y pasa la noche en la Comandancia de la Guardia Civil.

Con esto queda claro el grado de confusión que se vivió en la Diputación ese martes, pero aún así, el presidente destituyó a Liria de todos sus cargos.

No solo eso, García, en la nota al respecto, no dedicó ni una palabra de agradecimiento por su trabajo a esta persona, ni mostró su confianza en él, ni tampoco hizo alusión a la presunción de inocencia. Es decir, actuó rápido y con dureza sobre alguien que hasta solo horas antes, era de su confianza e incluso le unía amistad.

El miércoles siguió el interrogatorio, el jueves el traslado a Barcelona y la declaración ante la juez. Mientras, el presidente no solo ha reorganizado su equipo de Gobierno para que la institución siga funcionando, además ha realizado una investigación interna, cuyos datos fueron aportado en el pleno de urgencia del viernes, convocado el mismo jueves en que Liria pasaba a disposición judicial, y antes incluso de saber qué medidas cautelares iba a tomar su señoría contra él.

¿Qué habría podido aportar García el mismo martes, con los agentes aún en el Palacio de Navarro Rodrigo? ¿y el miércoles? Repito, la investigación de la UCO parte de un tema de estupefacientes, y es detenido el responsable de un área por una adjudicación que no dependía de él, por lo que en aquel momento eran meras elucubraciones las posibles ramificaciones de esa empresa con otras, y con la posibilidad de que esas otras hubiesen podido beneficiarse ilegalmente de contratos de la Diputación.

Ahora el presidente sí ha podido responder a todas las preguntas que le ha hecho el portavoz socialista Juan Antonio Lorenzo, lo que uno o dos días antes no habría podido hacer. Así, nos hemos enterado de que fue Liria quien aportó el nombre de Azor Corporate Ibérica como suministradora de las mascarillas, y eso ya comienza a explicar cosas, pero también que la mercantil vinculada a ésta y que recibió adjudicaciones de obras de la Diputación –algo ya dentro del ámbito del propio Liria- solo lo ha hecho en 16 ocasiones en cuatro años, y que el total de contratos de ese tipo suscritos por la institución en ese periodo son alrededor de 2.000.

Y el afán de transparencia tiene otro hecho significativo en que García haya aceptado la creación de una comisión de investigación, renunciando de entrada a que su grupo político –con mayoría absoluta- la presida. Recordemos que en otras comisiones de investigación si las preside la oposición, es porque suma más que el Gobierno, cuando no, los partidos del Gobierno se alían para presidirla y controlar las comparecencias y los dictámenes.

El presidente no podía ser más contundente ni más rápido contra Liria en un momento en el que solo se sabía que estaba detenido, sin más, y también ha estado rápido y transparente a la hora de dar información a la oposición, respondiendo todo.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".

Valora esta noticia
0
(0 votos)