www.noticiasdealmeria.com

#COVID19 día 48
Otra vez adultos

viernes 01 de mayo de 2020, 17:22h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia





Y de repente, el sábado, ya seremos adultos otra vez. El sábado nos toca a nosotros, es el momento de nuestra responsabilidad, ahora todo queda en nuestras manos.

Hasta el momento, aunque permanecer confinados en casa dos meses es de todo menos sencillo, hemos ido adaptándonos a las circunstancias, y las preocupaciones de quienes tienen un trabajo más o menos seguro se ceñían a que internet fuera bien para poder seguir el ritmo laboral, ayudar en sus tareas escolares a los hijos, arreglar aquello que llevaba años pendiente… y dedicar el resto del tiempo a leer, escuchar música, ver televisión… e incluso conversar con la familia; y aquellos a quienes esta crisis los ha dejado directamente en el paro, o temen estar en vías de esa situación, podían calmar su ansiedad pensando que mientras haya confinamiento no pueden hacer nada para salir del agujero.

Hasta el momento, lo que sí ha sido fácil es criticar al Gobierno porque, reconozcámoslo todos: no es que su gestión haya sido francamente mejorable, es que ha sido muy mala incluso cuando han tomado buenas decisiones, porque cuando así ha sido, han llegado tarde, han sido fruto de rectificaciones, y las han comunicado mal.

Pero hasta ahí. Ahora somos nosotros quienes vamos a salir a la calle, y podremos pasear, hacer deporte, y recuperar una cierta vida exterior, con precauciones, con muchas precauciones, pero es nuestra responsabilidad.

Ahora estamos solos. Afortunadamente no habrá un policía en cada calle, porque en un Estado de Derecho se presume que la ciudadanía es responsable, que cumple las normas no por imposición temerosa, sino por convencimiento.

El complicado horario al que nos tendremos que acostumbrar busca que no todos ocupemos a un tiempo el espacio público para evitar aglomeraciones, y aunque se le pueden poner reparos en el detalle, hay que reconocer que en términos generales es bastante asumible.

Tal vez se podría haber atendido también a otros criterios, como que en aquellos municipios donde no ha habido casos de COVID19 la vuelta a la normalidad fuese total, y que se permitiera el tránsito entre los limítrofes, y no atendiendo exclusivamente el criterio de tamaño poblacional como se ha hecho.

Durante todo el tiempo que llevamos confinados, he visto a ciertas personas en mi barrio saltarse las normas con excusas peregrinas… el que ves que saca el perro varias veces, el padre que sale a correr acompañando a su hijo en bicicleta, el que sale de casa con tres hijos en el coche cada vez que le parece oportuno, el abuelo que entra y sale de la vivienda de los nietos a la que llega en su vehículo varias veces al día… Pero también he visto quien se asoma a la ventana tapándose la boca con un pañuelo y la mano como si el virus estuviese en el aire, o quien lleva mascarilla y guantes en el coche, o el que va en bicicleta al trabajo con la mascarilla puesta…

Tras dos meses confinados, sigue habiendo contagios, y nadie nos explica el motivo ¿cómo es posible que si estamos encerrados, sigan apareciendo nuevas personas con la enfermedad? ¿son sanitarios? ¿es personal de la construcción? ¿en qué circunstancias han estado esos nuevos infestados?

Mientras nadie nos explique esto último, y no parece que vaya a ocurrir, no podemos fiarnos de nada, pero ahora que vamos a recibir el airecillo de la libertad, hagamos lo posible por no volver al encierro.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".