www.noticiasdealmeria.com

Enhorabuena, Trini

viernes 05 de julio de 2019, 09:48h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar





Aunque no he visto anuncio oficial publicado; no obstante, según mi información y efectos colaterales acaecidos, me apresuro a felicitar a Trinidad Cabeo como la “nueva” director general del PITA. Así consta por los diferentes datos que he podido contrastar y que conducen a aseverar que no habrá -por ahora- cambio en la dirección de este parque tecnológico almeriense. El término “nueva” es necesario entrecomillarlo por la singularidad de la permanencia en el cargo: es militante socialista, y los nuevos responsables políticos son de partidos diferentes (PP-C´s) que, en teoría, venían a cambiar a personas y modelos de gobierno que se enquistaron durante casi 40 años; dicho sea de paso, casi los mismos años que Trini Cabeo lleva en política de una u otra forma y bajo las siglas del PSOE.

Desde que Martín Soler la presentó en el Hotel NH con el nombramiento calentito desde Sevilla, Cabeo se ha destacado como una presidente de la Autoridad Portuaria que ha sustentado su cargo con el hito más reconocible de haber intentado devolver las vías del tren a su estado original; o sea, cortando la avenida de Cabo de Gata; argumento que Luis Rogelio rechazó “por encima de mi cadáver”, dijo. Así, los partidos políticos -todos- no dejan de sorprender por las trayectorias y cualificaciones de sus elegidos para las distintas tareas que, inexorablemente, se conducen hacia la turbidez en la gestión y ausencia de contraste con lo que anteriormente venían denostando.

Una vez Martín Soler hizo su particular ostentación de “aquí quién nombra y manda”, quedó en manos de Cabeo la gestión del puerto, uno de los destinos más apreciados por la soldada y otras sinecuras. Tanto es así, que no podemos olvidar el dolor que le produjo a Nono Amate dejar este puesto, aunque fuese para aspirar al “alto honor que jamás pudiese alcanzar un ciudadano que ser alcalde de su ciudad” (cosas que acuñan los bienqueda). Sin embargo, Nono Amate administró tan dramáticamente esa circunstancia que le llevó una noche a rehusar la candidatura a la alcaldía. Así se entiende que Cabeo moviese cimientos abisales cuando le bailaron el puesto de la Autoridad Portuaria, que recayó en una persona (Carmen Ortiz) afín a Susana Díaz y, por ende, nada partidarias -ambas- de Martín Soler.

La Autoridad Portuaria no se dedica, como diría Carlos Cano, “a ver los barcos venir…” Trini Cabeo tuvo oportunidad, desde ese puesto de privilegio, para cultivar sus grandes cualidades que abundó en su dilatada carrera política, y que se tradujeron en inequívoca “influencer” para prodigarse en otros cargos de designación política/empresarial/institucional. El resultado fue el PITA, cargo que mantiene, incluso, con el “enemigo” en casa; que ya es arte.

Otra cosa es analizar la perspicacia y sabiduría de los nuevos dirigentes políticos, los causantes de los nombramientos. En el caso de la Autoridad Portuaria, el nombramiento es de la parte contratante del PP. En el PITA es de la otra parte contratante de Ciudadanos. Jesús Caicedo fue apadrinado por el secretario general del Partido Popular, su amigo el ciezano Teodoro García Egea. Y el nombramiento del PITA viene del consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco Pérez, que es de Ciudadanos; bueno, es independiente, pero nombrado por C´s.

Lo más inquietante es conocer los motivos objetivos -si los hubiere- por los que un partido que amarga los días del líder nacional del PSOE para su investidura, ahora se inclina por una socialista para un puesto de importancia estratégica, económica e industrial como el PITA. ¿Acaso no hay personal en C´s Almería para este puesto? ¿Qué ocurrió con el que se daba ya por hecho de Diego Clemente? ¿Qué pensarán los militantes cualificados que ven cómo su carné naranja no sirve ni para que se les tenga en mínima consideración? En fin.

Ciudadanos sabrá lo que hace, y el consejero Velasco podrá justificar esta decisión que nadie entiende entre la cítrica militancia almeriense. Lo digo por la especial acidez generada, y que ya se verá cómo cursa cuando sean necesarios los esfuerzos en campaña o para apoyar a los altos cargos directivos que se dejan ver algún fin de semana.

Sea como fuere, a cada cual su galardón. Felicidades a Trini Cabeo por su conspicua labor. A los dirigentes naranjas igualmente felicitaciones por alcanzar la esencia de la política: el arte de lo posible… y de lo que parecía imposible.