www.noticiasdealmeria.com

José Luis de Villar: Almería fue el tercer punto en que prendió el andalucismo

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

El autor de "Por un poder andaluz" relata los inicios en la clandestinidad del desaparecido Partido Andalucista

José Luis de Villar nació en Cádiz y reside en Sevilla, y el dato no es baladí por cuanto los orígenes del que luego sería Partido Socialista Andaluz-Partido Andalucista están en Sevilla, y luego alcanzó Jerez de la Fronterera, y él es andalucista desde siempre. Si este dato es relevante por lo que tiene de testigo en primera persona de la historia del Partido Andalucista que narra en su nueva publicación titulada "Por un poder andaluz", no lo es menos que sea licenciado en Historia y Derecho, doctor en Historia Medieval, abogado, funcionario y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Pablo de Olavide.

En esta entrevista, el autor detalla los motivos por los que decidió ponerse manos a la obra, y que básicamente resumen en que no le parecía justo que lo mucho y bien que ha hecho el Partido Andalucista quedase en el olvido porque otros hayan escrito el relato. El relato se refiere a cómo a lo largo de los años el PSOE ha ido tergiversando la historia del proceso autonómico, orillando a los andalucista, que en gran medida lo progatonizaron, como puede leerse en su libro.

Este volumen publicado por Almuzara se centra en los años 1965 a 1976, es decir, la clandestinidad, y por tanto, recuerda el autor, unas fechas sobre las que había poca documentación pública por razones obvias, pero gracias a Alejandro Rojas-Marcos ha sido posible contar con mucha información particular. De este modo es posible conocer como surgen las primeras relaciones entre los promotores del proyecto, y cuál era ese proyecto inicial que, en realidad, solo reclamaba democracia en términos generales, una economía socialista, y liberalismo social, pero al que más tarde se añadió la defensa de los intereses de Andalucía, que acabaría siendo el auténtico eje vertebrador del proyecto que fue Compromiso Político, luego Alianza Socialista Andaluza, y más tarde el Partido Andalucista.

Llama la atención cómo, en aquellos momentos iniciales, desconocían la lucha por la autonomía durante la primera y segunda repúblicas, quién era Blas Infante, y que Andalucía ya tenía bandera e himno. La desmemoria a la que el franquismo sometió la identidad andaluza había tenido efecto.

Pero volviendo al "relato", Villar recuerda que lejos de la idea que se ha querido difundir de una Almería alejada del proceso andalucista, ésta provincia fue el tercer punto en que se estableció el proyecto político tras Sevilla y Jerez. Según explica, su áuge y su caída responde a situaciones similares a las del resto de Andalucía, como a circunstancias concretas. Lógicamente el lector podrá descubrir en las páginas de "Por un poder andaluz" quienes fueron esos primeros andalucistas almerienses de vanguardia.

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios