www.noticiasdealmeria.com

Moreno Bonilla o el barco sin timón

jueves 28 de mayo de 2020, 09:43h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia







Estoy convencido de que nuestro esfuerzo y unión está siendo fundamental para parar al virus. La sociedad, en su mayoría, es consciente de las medidas que incentivan a la salida de esta crisis sin precedentes. En este sentido, son fácilmente comparables los pasos que se dan desde el Gobierno de España con los del Gobierno andaluz de las derechas.

El ejecutivo progresista aprueba cada semana iniciativas que suponen una oportunidad para orientar la recuperación hacia un modelo de desarrollo sostenible e inclusivo. Lo ha hecho recientemente con el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y con la aprobación de un nuevo tramo de la línea de avales del Estado por importe de 20.000 millones para facilitar liquidez a autónomos y pymes, por ejemplo.

Frente a las acciones reales y cuantificables del Ejecutivo de Pedro Sánchez, el Gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía se dedica, junto a la extrema derecha, a trasladar medidas aisladas, carentes de toda estrategia salvo la del autobombo. En Andalucía, Moreno Bonilla y su equipo han demostrado una gran incapacidad para liderar ni un solo proyecto o iniciativa. Eso sí, está a la cabeza de las comunidades autónomas que menos pruebas PCR ha realizado a la población y que mayor número de profesionales sanitarios han resultado contagiados por Covid19 de todo el territorio nacional.

Andalucía, de la mano de las derechas, es también la campeona de las contradicciones, la desinformación y la descoordinación y se constata en todas y cada una de sus comparecencias desde que comenzara el estado de alarma. Dicen siempre una cosa y la contraria, muestran su incapacidad para gestionar mientras piden más autonomía y es especialmente tangible con lo que está sucediendo en torno al plan de playas o la vuelta a los colegios. El Gobierno de Moreno Bonilla está aislado y vive al dictado de Pablo Casado, que lo emplea como ariete de confrontación con el Gobierno central. Lo han puesto de manifiesto con su caótica gestión en la desescalada, con consejeros que apostaban por saltarse las fases o los plazos y emprender una carrera sin las garantías sanitarias correspondientes al tiempo que reconocían su miedo a un rebrote en Andalucía.

En materia de empleo y desarrollo económico, Moreno Bonilla no ha explicado aún cómo va a aplicar los incentivos y las ayudas públicas desplegadas por el Gobierno de Pedro Sánchez que deberán vincularse al empleo. El presidente andaluz no ha sido capaz aún de mantener un diálogo con empresarios y sindicatos como instrumento útil en defensa del empleo y de la actividad económica en un momento tan delicado como el que vivimos.

En Andalucía es necesaria y urgente una salida adecuada y justa de la crisis y, para ello, el diálogo social es imprescindible por lo que Moreno Bonilla tiene que presentar, de una vez por todas, el plan y las ayudas que implementen las que desde el Gobierno de España se han puesto ya sobre la mesa para los andaluces y las andaluzas. Tenemos 500.000 andaluces acogidos a ERTE, el 19% de todo el país; disponemos de 143 millones del Estado para casi 217.000 autónomos en nuestra tierra, y otros 52 millones del Fondo Social para becas comedor, de los que se beneficiarán 15.000 familias andaluzas y 29.000 niños y niñas. Además, contamos, también, con 42.000 operaciones dentro de la línea de avales ICO con una financiación total de 4.280 millones que revertirán en Andalucía. Tenemos estas armas, pero Moreno Bonilla sigue jugando a torpedear el desarrollo de nuestra tierra.