www.noticiasdealmeria.com

Tocar en todas las puertas

domingo 18 de septiembre de 2016, 10:55h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



Una de las ideas básicas en mi modo de entender la gestión municipal es que la defensa de los intereses de la ciudad de Almería no puede hacerse exclusivamente desde la óptica política del partido que gobierne el Ayuntamiento. Lo dije en mi primera intervención pública como Alcalde hace casi un año: no voy a mirar el color de la administración política a la que tenga que pedir algo, o con la que tenga que sentarme a negociar las horas que hagan falta. Y objetivamente, creo que estos meses han servido para demostrar que estaba anunciado lo que he venido haciendo. Y no sólo yo, sino que también el conjunto del Partido Popular de Almería ha sabido interpretar el mandato de las urnas desde la responsabilidad y con sentido de ciudad y provincia, porque hemos promovido, respaldado y compartido todas aquellas movilizaciones y actuaciones en las que entendíamos que el objetivo era bueno y razonable para Almería, sin mirar antes el color del titular de ese ministerio o de esa consejería, como por desgracia hemos visto que hacen otros. Y así, del mismo modo que este viernes apoyábamos en Guadix las reivindicaciones de la Mesa del Ferrocarril exigiendo a ADIF mejoras en las infraestructuras ferroviarias de nuestras provincia, horas antes habíamos estado apoyando a las familias almerienses que llevan más de dos décadas reclamado de la Junta de Andalucía mejorar sustanciales en las insuficientes instalaciones del Conservatorio. Esa es y va a seguir siendo mi manera de entender mi responsabilidad como Alcalde de Almería. Y lo cierto es que nuestra ciudad se enfrenta ahora a situaciones complejas debido a la interinidad del Gobierno en funciones. Una de las razones por las que espero que la actual situación se desbloquee y podamos tener ministerios operativos y con capacidad de actuación es porque estamos a la espera de ver qué sucede finalmente con la Estación y el Paso a nivel del Puche, por no mencionar el proyecto Puerto-Ciudad, que debe pasar por Consejo de Ministros, que necesita de la aprobación de Puertos del Estado, que depende del Ministerio de Fomento. También tenemos pendiente la regeneración de las playas de El Toyo, de La Cañada o la posibilidad de terminar el Paseo Marítimo. Como Alcalde, estoy dispuesto a ir a tocar las puertas que sean necesarias para conseguirlo, sin pararme a considerar antes el color político en que estén pintadas. Almería está muy por encimas de esos matices.