www.noticiasdealmeria.com

Presupuestos que hacen ciudad

lunes 03 de febrero de 2020, 08:27h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



Hace solo unos días el Pleno del Ayuntamiento de Almería aprobaba el Presupuesto Municipal para el ejercicio 2020, el más alto desde 2010. Más de 202 millones de euros al servicio de los almerienses para crear más empleo, más oportunidades y hacer una ciudad más atractiva y más sostenible. Un presupuesto aprobado con los votos de PP, Vox y Ciudadanos que se ocupa y preocupa de las personas y de los proyectos que miran al futuro de nuestra ciudad.

Pero como hablar de números es farragoso, vamos a hacerlo de objetivos. El presupuesto aprobado avanza en un modelo sustentado en un marco de estabilidad y de seguridad financiera, Insisto en su carácter social, porque las personas están en el centro de nuestras políticas, como demuestra el hecho de que apuesta por aliviar los impuestos o promueve medidas centradas en los colectivos con mayores necesidades o circunstancias específicas. Habrá más protección para las mujeres víctimas de violencia, mayores sin entorno familiar, niños y familias en situación de exclusión social y personas con problemas de adicciones. Sirva como dato, por ejemplo, que las partidas para actividades formativas en igualdad y contra la violencia de género aumentan de 20.000 a 334.671 euros ¡un 1.573,3 por ciento más que en 2019!

Las cuentas municipales para este año tendrán también por objetivo una ciudad más sostenible, con más árboles, con una decidida apuesta por el transporte público y la eficiencia energética, aspectos muy presentes en una sociedad moderna, y, por supuesto, por la mejora de la ciudad consolidada, con 15,4 millones de euros en inversiones, entre ellas nuestro Casco Histórico, donde continuaremos haciéndolo más atractivo, con su Plaza Vieja como centro neurálgico recuperado. En el centro de la política municipal estarán, claro está, los barrios, donde se concentra la esencia de Almería.

Todo ello además siendo leales y exigentes con otras administraciones de las que dependen proyectos fundamentales como la llegada del AVE. Porque los presupuestos no entienden de colores y sí de personas, más allá de los discursos catastrofistas y apocalípticos de quienes, desde la izquierda más ideologizada, no saben o no quieren sentirse comprometidos con el futuro de la ciudad porque, en el fondo, siguen creyendo que cuanto peor nos vaya a los almerienses, mejor les irá a ellos.