www.noticiasdealmeria.com

Tranqui, tron, que no pasa nada

domingo 09 de agosto de 2020, 12:22h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

Como están las cosas, uno se dejaría llevar por hablar de grandes temas, de esos que realmente suponen hechos claves en el presente y en el futuro, como por ejemplo puede ser la chapuza previa a la chapuza innecesaria y perjudicial de la peatonalización del Paseo de Almería, al inexplicado –que no inexplicable- confinamiento de la ceremonia de Los Coloraos, el estrés de las gacelas de la Hoya de la Alcazaba que hace variar el escenario de la programación cultural de la ciudad, el caso del animal que asfixió a un pez globo… pero que quieren, es verano todavía y hay una estupenda serpiente informativa protagonizada por el anterior Jefe de Estado, el señor don Juan Carlos Borbón, y así nos olvidamos de temas menores.

Porque menor debe ser que en el último mes, desde el 7 de julio al 7 de agosto, en Italia se hayan producido 7.800 contagios nuevos de COVID19, en tanto que en España –según la información oficial del siempre sorprendente doctor Simón- más de 62.000, lo que son 8 veces más. Por mucho que se considere que gran parte de ellos son asintomáticos, y por tanto, se les detecta únicamente gracias a que ahora se hace muchos más test PCR, la diferencia es tan abismal que debería hacer temblar a más de uno.

Sin lugar a dudas deber ser un asunto menor el pendulazo protagonizado por Almería, que a nivel andaluz tenía los mejores datos durante las fechas previas al confinamiento y durante el mismo, a pesar de que no paró su actividad principal, que no es otra que la agricultura. Ahora, con los invernaderos blanqueados y reponiendo plásticos, y con los almacenes y las alhóndigas en punto muerto, esta provincia vuelve a registrar dos fallecidos, es la segunda que menos curados acumulados lleva, ha subido hasta el cuarto lugar en contagiados sumados desde el inicio, es la que más pacientes tiene hospitalizados, y la que más tiene en UCI… todo ello con gran diferencia sobre el resto de provincias andaluzas.

Los hay que tienen respuestas para todo, y señalan con el dedo siempre hacia fuera. Así, la culpa es de los inmigrantes ilegales (como si no hubiesen estado antes y durante el confinamiento)… por mucho que en Almería no se haya producido ningún brote en los asentamientos, o que de los 2.300 que llegaron a nuestra costa en patera desde enero, solo tres llegaran con el virus puesto… pero no solo eso, otros lo achacan a los que entran por el aeropuerto sin control efectivo, porque como la inmigración, es competencia estatal, como si estuviésemos recibiendo “cienes y cienes” de turistas extranjeros... como en otros tiempos no tan lejanos.

Debemos estar tranquilos ante lo que está sucediendo porque si fuese grave, alguien estaría investigando el origen de los contagios, y no me refiero solo a los rastreadores, que seguro que están haciendo su trabajo, porque para eso en los centros de salud no hay nadie que responda los teléfonos ni en la web es posible conseguir una cita en atención primaria (ni para mañana ni para nunca, está cerrada la agenda).

Me refiero, a que el caso de Almería, con ser llamativo y ser el que nos toca, no es excepcional porque ahí tienen Aragón, con los peores datos de las casi 500 regiones que forman la Unión Europea, o Cataluña… Todo esto, si fuera importante, si debiera inquietarnos, habría conducido a reuniones de los responsables de sanidad de las comunidades autónomas convocados por el Ministerio de Sanidad, que con Estado de Alarma o sin él, es el responsable único y directo ante situaciones de pandemia.

Mucho más interesante es hablar de si es el momento para un referéndum para quitarle la corona a la Constitución, o si se debe ser comprensivo con las presuntas comisiones ilegales y resto de presuntos delitos atribuidos al anterior Jefe de Estado, por su gestión del proceso de la Transición.

Y ya de camino, de lo de Dina e Iglesias ni hablamos… y del desempleo… tampoco… y de cómo nos mienten con el fondo COVID19 de Europa… pues tampoco.

No pasa nada. Como para calentarse la cabeza con este sol. Anda, pásame el botellín, tron.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".