www.noticiasdealmeria.com
Una semana de entrenamiento con mascarilla

Una semana de entrenamiento con mascarilla

viernes 15 de mayo de 2020, 08:38h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

El Almería va a cumplir una semana de la vuelta a los entrenamientos después de que estos se tuvieran que interrumpir por la expansión de la pandemia del coronavirus en España, y en este período de tiempo la primera plantilla rojiblanca se ha “blindado” en el Estadio de los Juegos Mediterráneos manteniendo unas estrictas, y al mismo tiempo necesarias, medidas de seguridad sanitaria que ha impuesto LaLiga para evitar contagios. Los jugadores, técnicos y personal vinculado directamente al equipo se han vuelto a juntar tras dos meses, pero para nada están “revueltos”.

Una vez desinfectadas las instalaciones del Estadio y del Anexo, donde a diario trabaja la plantilla, y de someterse todo el grupo a unas pruebas médicas, cada día se cumple unas normas que son respetadas por todos. El Mediterráneo está cerrado para la UD Almería. Ya en la entrada hay un primer control, en el que se informa a cada jugador a dónde tiene que dirigirse para entrenar. Hay cuatro parking diferenciados para que no haya contacto entre los futbolistas, que comienzan a verse las caras en el terreno de juego, pero ejercitándose de manera individualizada y manteniendo las distancias correspondientes. Acceden al recinto en sus vehículos, ya con la ropa de entrenamiento puesta desde casa, con mascarillas, guantes y debidamente acreditados. Se les toma la temperatura, aparcan muy cerca de los terrenos de juego, y nada más bajarse del coche, a la actividad.

El cuerpo técnico les ha enviado la noche anterior el plan de trabajo, para que sepan qué tienen que hacer y así los preparadores físicos no tienen que acercarse a ellos para hacerles indicaciones. Por si acaso, el futbolista tiene una pequeña “chuleta”. Todos los técnicos mantienen durante las sesiones sus mascarillas, guantes y acreditaciones. Tras finalizar los entrenamientos, que además se hacen de manera escalonada (hay un máximo de seis jugadores en cada campo), a casa, con ropa limpia para el día siguientes.

El cuerpo técnico no está al completo; sólo el personal imprescindible como dos preparadores físicos, uno para cada terreno de juego; un entrenador de porteros y los utilleros pendientes del material y de desinfectar el mismo cada vez que se cambia de turno. José María Gutiérrez acude cada día para observar a sus jugadores y hablar con ellos, pero a distancia. Todo con un rigor máximo para evitar que se puedan producir contagios, y con la ilusión de poder comenzar el campeonato y poder luchar por el ascenso a Primera División.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios