www.noticiasdealmeria.com

#COVID19 día 85
Sin el efecto 8M

domingo 07 de junio de 2020, 19:43h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

¿Se han planteado que habría sido de la pandemia por COVID19 en España si no hubiese existido el 8M?

Seguro que sí, hace meses que no se habla de otra cosa, y hasta hay guardias civiles investigando el asunto aunque les está quedando un poco a lo Mortadelo y Filemón, y lo último ha sido las declaraciones off the record de la ministra de Igualdad Irene Montero, y a todo eso es a lo que me refiero.

De la misma forma que podemos plantear qué habría sido del asesinato de George Floyd en los Estados Unidos si no llega a vislumbrarse unas elecciones presidenciales, nos podemos interrogar sobre cómo habría actuado el Gobierno socialpodemita si la pandemia nos llega a estallar en las manos dos meses antes o dos meses después de la fecha de celebración del Día de la Mujer.

Si pudiéramos visionar esa realidad alternativa, sería muy interesante saber si el congreso de Vox habría sido prohibido o no, o si los partidos de fútbol y otros actos multitudinarios habrían corrido la misma suerte, y es que ahora quienes critican la tardanza del Gobierno en tomar medidas como las derivadas del Decreto de Estado de Alarma alegando que lo hizo para permitir una manifestación en la que se leía que “el machismo mata más que el coronavirus”, una manifestación en la que no se han librado del contagio ninguna de las mujeres situadas en la primera línea de la misma, y alguna incluso ha muerto por su causa, pues son tachados de antifeministas –y no digo que no los haya- pero al final la crítica se reduce a eso.

Si como indicaba, no hubiese esa proximidad de fechas, la atención estaría más centrada en la imprevisión del Gobierno en cuanto a la adquisición de medios de protección para los sanitarios, y al retardo en la elaboración de un plan de contingencia, porque ambas cosas debían haberse puesto en marcha con el primer aviso de la Organización Mundial de la Salud, porque los Equipos de Protección Individual, las mascarillas, las batas, los guantes, los geles hidroalcohólicos y demás, no piden de comer, y si la pandemia no hubiese llegado a estos extremos, pues ahí lo tendríamos, almacenado. Y lo mismo puede decirse de la coordinación con las comunidades autónomas, y la preparación para la respuesta al virus, que es otra cosa que no cuesta dinero, y además, sería un protocolo para futuras ocasiones.

Con 8M o sin 8M, el gobierno podía y debía haber hecho los deberes, y no los hizo, y la prueba es que incluso las comunidades autónomas se adelantaron cerrando colegios, clubes deportivos anulando citas, ayuntamientos clausurando parques, y luego llego Pedro Sánchez y su mando único.

Al final se ha conseguido, tanto por interés de la oposición de ultraderecha, y por la propia coalición de gobierno, que la polémica se reduzca al 8M, de tal modo que unos asocian la manifestación que llaman feminazi, con el origen de todos los males, lo que pasa su ideología es estupendo, mientras que los otros, se muestran encantados con que así sea, porque justifica que su gestión ha sido buena, y que la única crítica al gobierno en esta crisis no es otra cosa que un pataleo de machistas cavernarios.

¿Quién saldría en estos momentos mejor o peor parado políticamente si el 8M no hubiese coincidido con el inicio de la pandemia? ¿el gobierno habría minusvalorado el impacto de la misma en España de la misma manera que lo hizo? ¿estaría la oposición aún cuestionando que las decisiones se tomaron tarde?

El efecto 8M ciertamente distorsiona en gran medida el debate sobre las actuaciones del Gobierno por el coronavirus, que incluso a pesar de eso, debía ser distinto.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".