www.noticiasdealmeria.com

De la irrelevancia y el protagonismo

Por Rafael M. Martos
x
directornoticiasdealmeriacom/8/8/26
domingo 21 de noviembre de 2021, 22:40h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

La diputada socialista Sonia Ferrer Tesoro, reconocía en una carta dirigida a la militancia pidiendo su apoyo en las elecciones a la Secretaría General del PSOE de Almería que ha ganado Juan Antonio Lorenzo, que ésta formación había caído en la “irrelevancia” dentro de la organización a nivel andaluz y federal.

Es decir, no es una opinión que algunos podamos tener desde fuera, es un hecho asumido por al menos una parte de los socialistas almerienses.

El hecho es que el PSOE de Almería no ha tenido prácticamente nunca relevancia, aunque sí la hayan disfrutado algunos de sus dirigentes, lo que demuestra que ese ha sido siempre su gran problema, y es que han antepuesto su porvenir personal a los intereses de la provincia, pero también a los intereses de la propia organización provincial. Un ejemplo es el caso de Martín Soler, que llegó a ser a un tiempo secretario general, concejal y portavoz municipal, parlamentario andaluz y senador, y luego pasó a ser consejero… sin que aquello reportara un fortalecimiento del PSOE almeriense, como tampoco supuso un revulsivo para hacerlo crecer en votos.

Pero ese es solo un ejemplo que ha acabado en lo que ha admitido Ferrer Tesoro, la irrelevancia de la propia organización política.

Por el contrario, el Partido Popular presentó en dos ocasiones por esta provincia al candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, eligió a una almeriense, Carmen Crespo, como delegada del Gobierno en Andalucía, ha puesto a un almeriense, Javier A. García, vicepresidente de la Comisión de Diputación Provinciales, Cabildos y Consejos Insulares de la FEMP, y ahora ha elegido al alcalde de la capital, Ramón Fernández Pacheco, como portavoz del PP de Andalucía… y son solo algunos casos que demuestran que los populares almerienses amplían su presencia e influencia en el seno del Partido Popular, y que no es algo individual sino colectivo.

Pero del mismo modo cabría destacar que, tras las primarias en que salió elegido Pablo Casado y que también en la provincia de Almería generaron tres corrientes de apoyo, una por cada candidato, las heridas se cerraron casi al día siguiente, y los datos están ahí. El presidente del PP de Almería, Gabriel Amat, dejó su cargo y no solo hubo un único candidato al cargo, es que ni tan siquiera hubo atisbos de candidaturas alternativas, como ahora ha pasado en el Congreso que ha reelegido a Juanma Moreno al frente del PP-A, cosa que no puede decirse de Madrid, sin ir más lejos.

Por el contrario, el PSOE en la provincia ha presentado tres candidaturas a la Secretaría General, asimilables a las dos posturas que hubo en el congreso andaluz, los de Espadas y los de Susana, y a la vez herederas de las que hubo entre Sánchez y Susana. Nada de heridas cicatrizadas, nada de unidad, ni tan siquiera aparente.

Si el protagonismo de algunas personas sirve para empujar un proyecto, estupendo, pero si solo tiene como fin la autopromoción, más pronto que tarde, los seguidores se quedan por el camino y la caída es sonora. Luego, ponerse de nuevo en pie, no es nada fácil.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".

Valora esta noticia
0
(0 votos)