www.noticiasdealmeria.com

La deuda con Blas Infante

jueves 09 de agosto de 2018, 18:42h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



En ocasiones, el mayor insulto que alguien lanza contra otra persona, suele reflejar más de si mismo que de aquel a quien se dirige, y en el caso de Blas Infante eso puede extenderse también a quienes le defienden, agarrándose únicamente a aquello con lo que se identifican o suelen identificarse.

En realidad, Blas Infante es inconmensurable. A día de hoy, sus detractores minimizan su figura, pero basta mirar los periódicos de aquella época y verle ocupar portadas, además de ser objeto de continuos y permanentes elogios por amplios sectores políticos y culturales.

Quienes hoy se burlan de él, suelen desconocer la ingente producción literaria que acumuló en sus pocos años de vida, y que ésta se extendía desde los temas jurídicos, a los agrarios, los económicos, los históricos, los antropológicos, la música, la poesía, la narrativa, la dramaturgia... sobre todos ellos estudió abundantemente, y sobre todos ellos hizo producción propia muy documentada en cuanto a fuentes. Tanto, que la historiografía más actual está siguiendo la senda que él apuntó en sus innumerables ensayos, como sobre el flamenco, el habla andaluza, o el problema de la tierra derivado de la conquista cristiana entre otros.

Quienes hoy se burlan de él, suelen desconocer la ingente producción literaria que acumuló en sus pocos años de vida, y que ésta se extendía desde los temas jurídicos, a los agrarios, los económicos, los históricos, los antropológicos, la música, la poesía, la narrativa, la dramaturgia...



Quienes minusvaloran sus trabajos o su nivel intelectual, seguramente no saben que hizo la carrera de Derecho en Granada sin acudir a clase, ya que solo iba a los exámenes, puesto que trabajaba en su pueblo, Casares (Málaga), y que además, la acabó en la mitad de tiempo y con notas muy positivas. No solo eso, hizo oposiciones a Notarías, y las aprobó, pero tuvo que esperar unos años para poder ejercer ya que era demasiado joven y no tenía la edad legal para el desempeño del puesto.

Quienes se ríen de su aceptación del Islam, no saben la esencia de la misma de su acto de fe, y desde luego muestran una profunda islamofobia si consideran que ese hecho invalida una trayectoria personal o política. Tampoco conocen, probablemente, que eran frecuentes su donaciones y colaboraciones de todo tipo con las monjas, y en concreto con aquellas que le dejaron tirado como a un perro tras ser asesinado.

Quienes le tachan de comunista o de socialista, seguramente no le han leído, ya además de ironizar sobre los primeros, a los segundos los tenía atragantados por su doble moral y su falta de ética.



Quienes le tachan de comunista o de socialista, seguramente no le han leído, ya además de ironizar sobre los primeros, a los segundos los tenía atragantados por su doble moral y su falta de ética, pero es que además defiende que la tierra debe ser propiedad de quien la trabaja (no del Estado, ni de un colectivo), y que para redimir a Andalucía hay que generar una clase media.

Quienes le vilipendian como si lo suyo hubiese sido mesianismo, no han leído que siempre sostuvo que ni él, ni sus compañeros, tenían entre manos inventar nada, y es que eso mismo que ellos defendían ya venía siendo reivindicado por el mismo pueblo andaluz un siglo antes como mínimo. Solo fue continuidad y profundización.

Quienes ironizan sobre el hecho de que no obtuviera un escaño en Cortes, es muy probable que ignoren el complot de Tablada, su origen, consecuencias, e implicaciones. Además, él nunca se consideró un político, ni le movía más afán que la concienciación, dejando siempre para otros ese activismo electoral mientras él prefería escribir libros, artículos o conferencias.

A Blas Infante lo asesinaron hace 82 años y sigue en una fosa común, pero para mayor escarnio, a quienes cometieron el crimen ni tan siquiera los juzgaron. Y es que, como esto tampoco lo enseñan en los colegios andaluces, sigue obviándose que las ideas que defendía Infante eran legales, plenamente legales en el momento en el que fueron a por él a su casa, lo secuestraron como a tantos, unos bandoleros vestidos de azul y rojo, lo encerraron en un cine como a otros, y lo sacaron para pegarle dos tiros. Y lo que hizo el franquismo fue juzgarle casi tres años después y condenarlo a muerte, por cosas en que en ese momento eran delito, pero no cuando lo mataron. El objetivo no era otro que dar cobertura legal a un vil asesinato.

Estamos en deuda.