www.noticiasdealmeria.com

La regeneración era esto

lunes 17 de junio de 2019, 17:43h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Vivimos, quizá, el periodo de indignación poselectoral más intenso que se recuerda, un periodo en el que se nos queda a muchos cara de bobos, preguntándonos si para esto hemos votado, o lo que es lo mismo, si esto era la regeneración del sistema.

Los pactos en política no solo son imprescindibles, también son deseables, para evitar así el rodillo del vencedor, quien por otro lado, es de sentido común que reclame el derecho a desarrollar sus políticas por ser las más respaldadas. El motivo es que si hiciéramos un reparto proporcional puro de escaños, y en él incluyésemos a quienes no han votado, quien logra una holgada mayoría absoluta con nuestro sistema actual, no alcanzaría ni el 30% de representación de la realidad social; por eso son necesarios los pactos, porque incluso las mayorías absolutas ni son tan mayorías ni tan absolutas.

Pero lo que estamos viendo tras las elecciones municipales es de vergüenza ajena a costa de nuestros impuestos, porque lo único cierto es que pacto en realidad es reparto, y da igual donde mires.

Por ejemplo, en Jerez de los Caballeros, el único concejal de Podemos logra la Alcaldía con el apoyo del PP y Ciudadanos para quitársela al PSOE, que ganó, y la única alcaldía que logra Vox en todo el Estado es precisamente en Roales, donde su único edil recibe los votos de los dos socialistas para que no sea la Alcaldía del PP. O que en Melilla el único concejal/diputado de Ciudadanos sea presidente con el voto de CpM y PSOE para bloquear al PP. O que en Granada ostente la Alcaldía Ciudadanos siendo el tercero, con seis concejales menos que el PSOE y tres menos que el PP, es otro insulto a la razón democrática.

Son solo algunos ejemplos de fuera de Almería para entrar en materia local, donde tenemos un poco de todo, y de casi todos los colores. En el fondo, en todos los sitios se traduce en visibilización, pero principalmente en tener una nómina más abultada que en la actividad privada.

El alcalde de Almería, Ramón Fernández Pacheco (PP), podrá gobernar repartiendo todas las áreas entre 10 ediles –si le quitamos a él, y a Manolo Guzmán y Javier A. García que estarán en Diputación-, pero vaya, gobernar El Ejido precisa 13 –si quitamos al alcalde, a un Ángel Escobar (PP) que irá a Diputación, junto a Juan José Bonilla (Vox)-, y en Roquetas de Mar el PP gobernó en solitario con 11 –tenían 12, menos el alcalde Gabriel Amat que presidía Diputación- y ahora tendrá un gobierno de 13 -14 menos el alcalde-.

Decía Marta Bosquet, no sabemos si en calidad de presidenta del Parlamento, de diputada, de coordinadora provincial…- que Almería es la provincia con más “alcaldías naranjas”, pero habría que decir que “por ahora”. Este invento que antes era excepcional pero ahora se ha vuelto “normal”, de alternarse dos años para un partido y dos para otro, hará que –si cumplen- en dos años pierdan unos cuantos ayuntamientos a beneficio del PP.

Eso también lo ha hecho el PSOE con IU en Turre, donde el PP que ganó en votos y ediles se queda en la oposición, y los de Izquierda Unida, con solo dos, tendrán alcalde en un par de años. En Vélez Blanco, el único concejal de Ciudadanos es alcalde gracias a los cuatro de una formación de exsocialistas, mientras los cuatro del PSOE que son los más votados, se quedan en la oposición.

Pues esto era la regeneración que prometía Ciudadanos, repartirse mandatos, obtener alcaldías con un único concejal, era la regeneración reclamada por Vox, a los que les pones sueldo y se acabó el problema del gasto desorbitado en nóminas de políticos.

Pero lo peor es que todos intentan vendernos lo mismo, que eso es lo que han decidido los ciudadanos, algo que se resume en que si Pedro Sánchez (PSOE) mete en el gobierno a Podemos, eso será lo que han pedido los votantes, y si no lo hace, la explicación será la misma. Y si Ada Colau es alcaldesa gracias a PSC y a Valls, eso será porque lo decide la ciudadanía, pero si ahora toma decisiones sin ellos y con ERC, también es porque los barceloneses así lo han querido.

En Madrid el PSOE hizo alcaldesa a Manuela Carmena (Podemos) siendo el PP el mayoritario, y ahora Vox, que son los quintos, quieren concejalías en el Gobierno del segundo (PP) y el tercero (Cs), y hasta los terceros querían la Alcaldía para Begoña Villacís. Oye, sin sonrojo.