script data-adscript src='https://servedbysmart.com?uid=5cd96c89475de80012f86112&w=300&h=250&click='>
www.noticiasdealmeria.com

No a la caza

Por Moises Palmero Aranda
domingo 06 de febrero de 2022, 19:18h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

Al ritmo de la Bella Ciao se han desarrollado este domingo más de 40 manifestaciones por todo el territorio nacional, y con apoyos en el resto de Europa, convocadas por la Plataforma “No a la caza” para pedir la abolición de lo que muchos llaman actividad deportiva, una herramienta de conservación de la naturaleza y un derecho reconocido por la ley. Esta movilización se realiza desde 2010 y en doce años ha ido ganando apoyos de centenares de protectoras, grupos animalistas y asociaciones ecologistas

Eligen el mes de febrero porque es cuando termina la temporada de caza con galgo, una modalidad que en Europa solo se practica en España desde que Reino Unido la aboliese en 2004, y que cada año nos deja cifras vergonzantes e innumerables fotos de animales abandonados y sacrificados porque se consideran “inservibles”, ya que según el Club Nacional del Galgo Español, la edad óptima del animal es de menos de tres años. A partir de ese momento, otros muchos son exterminados al nacer, se deshacen de ellos y, si no son ahorcados, ahogados o quemados vivos, son las protectoras las que se hacen cargo de su recuperación, siempre de forma desinteresada y altruista.

Este último detalle para mi es fundamental, porque es lo que le da credibilidad a las cifras que manejan y que son discutidas por los cazadores, el SEPRONA y las propias administraciones como disparatadas y exageradas. Cuando alguien emplea su tiempo, su dinero y parte de su vida a cuidar a los más de 128.000 perros abandonados al año provenientes de la caza, solo por garantizar el bienestar animal, me merece el mayor de los respetos. Todo lo demás es hipocresía, negocio, interés ya que la caza mueve 6.500 millones de euros a través de las casi 750.000 licencias (solo nos supera Francia) y la industria generada a su alrededor para que un puñado de españoles se divierta matando y pegando tiros un fin de semana.

Valga como ejemplo la montería que la semana pasada saltó a los medios de comunicación donde 70 cazadores mataron 447 animales, entre ciervos y jabalís, que expusieron en el suelo orgullosos para demostrar su valentía, su bravura, su buen hacer. Esos individuos con todas sus licencias en regla y las leyes de su parte ¿hacían deporte, turismo?, ¿estaban garantizando la recuperación de la España vaciada?, ¿era una expedición científica para controlar las poblaciones y salvar los ecosistemas de Villaviciosa de Córdoba? No lo creo, porque entonces no pagarían unos tres mil euros para poder llegar a casa y presumir de haberse cobrado (así lo llaman) seis o siete vidas por cabeza que no tenían posibilidad de escaparse porque las vallas cinegéticas se lo impedían. Animales criados y encerrados, para que quien se lo pueda permitir los acribille a balazos, ¿es eso cultura, tradición, supervivencia? No, es simplemente un negocio del que se podría prescindir, porque ni los solo 200.000 empleos, ni todo el dinero que genera, son excusa suficiente para justificar la violencia, la muerte y la sinrazón en la que se basan.

Y es normal que los aficionados a matar crean, y defiendan, que lo que hacen lo hacen por el bien común, por el bien de los ecosistemas, porque en los cursos que los habilitan para obtener la licencia se lo cuenta la misma consejería, si hablamos de Andalucía, que protege y cuida los Espacios Protegidos, las especies que están en peligro de extinción, y el Parlamento que les permite enseñar estas barbaridades en los centros educativos. En apenas unas horas, con un manual de 31 páginas y tras un pequeño examen teórico y practico, ya estás listo para saber identificar y disparar a las especies que veloces se cruzan en tu camino, y todo eso con la adrenalina por las nubes, el deseo acumulado de toda la semana limpiando tu escopeta y la necesidad de demostrar tus habilidades ante los tuyos. Eso sí, paga, y no te preocupes si eres menor de edad, aunque no puedas votar, ni conducir, te vamos a cobrar menos si algún adulto te lleva a disparar, y si tienes más de 65 años, lo mismo ya no puedes conducir, pero te regalamos la licencia.

Nunca nos pondremos de acuerdo, las cifras, los datos se interpretarán según el interés. Las manifestaciones en contra y a favor de la caza, de la Ley de Bienestar Animal, se llevarán a cabo en nuestras ciudades, y la crispación, las acusaciones cruzadas y la tensión seguirán creciendo mientras nuestras administraciones sigan subvencionando y cediendo a la presión del pequeño pero rentable lobby de la caza. Son un porcentaje minoritario, pero hacen mucho ruido, generan mucho dinero, y van armados. Vuela, Milana bonita, vuela.

Moises Palmero Aranda

Natural de El Ejido, Almería. Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Almería. Desarrolla su trabajo en el mundo de la Educación Ambiental desde la Asociación El árbol de las piruletas, donde ha utilizado la literatura como una herramienta más de sensibilización. Es autor y narrador de cuentos infantiles, entre los que destaca El árbol de las Piruletas y Un delfín entre las estrellas (próxima publicación) Secretos en el Sendero, nueve relatos de misterio donde se mezcla literatura, senderismo y geocaching, es su primera publicación en solitario. 32 motivos para no dormir; Pasos en la oscuridad; Taller de cuentos; 12 caricias; 13 muertes sin piedad; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; El oasis de los miedos; Letras para el camino, El mar, la mar, Relatos Velezanos V son algunas antologías donde aparecen sus relatos. Colabora en Candil Radio con los programas “La mirada del delfín viajero” y “Letras de Esparto”. En radio UAL dirige y presenta el programa de entrevistas Radio Ecocampus. También ha hecho sus pinitos en el mundo del cortometraje con El hombre y la flor. Otra oportunidad y su guión “Residuos” fue el ganador del I Concurso de guiones para cortometrajes “Carboneras Literaria”. Socio fundador de la Asociación Literaria y Cultural Letras de Esparto.

Valora esta noticia
0
(0 votos)